Saltear al contenido principal
Smart Villages: Pueblos Conectados E Inteligentes

Smart villages: pueblos conectados e inteligentes

La revolución digital y las posibilidades que ofrece Internet han transformado radicalmente nuestra forma de vivir en apenas 20 años. Superando el éxodo rural, los jóvenes de ahora, al contrario que sus padres, prefieren abandonar las comodidades de la ciudad y explotar su conocimiento en el pueblo creando Smart villages.

¿Qué es una Smart village?

Al contrario de la opinión popular, los avances digitales no solo están reservados para las grandes urbes cosmopolitas como Madrid, Londres o París; también existen pequeñas poblaciones que apuestan por tecnologías disruptivas para mejorar la vida de sus habitantes, impulsar la economía local y promocionarse como destino turístico.

Estas zonas, que no superan los 100.000 habitantes, abrazan la modernización inteligente y la tecnología de la información a base de sensores, datos abiertos y aplicaciones, convirtiendo al antiguo pueblo campestre en una Smart village.

Cambio de paradigma

Si antes los pequeños núcleos estaban supeditados a la figura de la gran ciudad, actualmente la tecnología e Internet permiten a pequeños núcleos rurales competir con las grandes ciudades.

Las nuevas generaciones, formadas en universidades urbanas, vuelven al pueblo convirtiendo la tierra de sus abuelos en nodos de atracción de actividad y empleo, acabando con los altos índices de paro, la pérdida de población, y, por tanto, con el envejecimiento.

Además, transforman sectores como la agricultura, la ganadería o la artesanía, extendiendo la gestión inteligente del dato y la robótica a ámbitos puramente tradicionales. De esta forma, aparecen conceptos nuevos ligados a la sostenibilidad y a la competitividad como: agricultura 4.0, agroganadería, o tecnoartesanía.

Conectividad y colaboración

Sin embargo, todavía hay regiones donde falta infraestructura digital, no tanto el Internet básico, sino más bien la banda ancha y la conexión 4G; por lo que aún existen zonas en blanco.

Según las cifras aportadas por la CE, en España existen grandes diferencias de conectividad entre las zonas urbanas y rurales. La situación en 2015 reflejaba la presencia de redes de alta velocidad en el 70% de las ciudades españolas, mientras que en los pueblos no llegaban al 25%.

Mejorar la conectividad y dotar de infraestructuras al mundo rural son algunos de los retos que las distintas administraciones y organizaciones privadas tienen sobre la mesa para hacer de las Smart villages una realidad extendida.

En este sentido, el proyecto Conéctate–Internet por Satélite, impulsado por Hispasat y Eurona, tiene por objetivo principal facilitar y hacer posible el acceso a Internet por satélite a todos los ciudadanos, incluidos los que viven en zonas donde otros operadores no llegan, que no disponen de acceso a Internet de banda ancha o lo tienen de muy mala calidad.

Legislar para digitalizar

Con la intención de reducir la brecha digital entre el campo y la ciudad, y fomentar la economía rural, la CE dará prioridad al desarrollo de Smart villages dentro de sus políticas agrias comunitarias; así como en otros planes relacionados con los programas de investigación para los próximos dos años, entre los que destacan: el Parlamento Rural Europeo, el proyecto SIMRA y el proyecto ERUDITE, o el plan Horizonte 2020.

Por otro lado, a nivel estatal también se han dado pasos para qué los pueblos se integren dentro de la transformación digital. La primera convocatoria de Ciudades Inteligentes realizada en 2014 bajo el paraguas de Red.es ya permitió la participación de pequeños núcleos rurales. Además, existe la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), compuesta por más 65 ciudades.

Llámanos al 910 382 770

Hasta 400 € de subvención

100% de cobertura a toda España

¡Gracias! Pronto nos pondremos en contacto contigo.

Volver arriba